Inicio Sexo y amor «He estado soltera durante siete años y amo estar sola»

«He estado soltera durante siete años y amo estar sola»

¿Alguien más con algo similar? Conoce la historia de esta chica que cuenta su experiencia de estar soltera por siete años y su aprendizaje.

historia-mujer-aprendido-a-estar-sola-soltera-770x513

Escribo las palabras rápidamente mientras corro para tomar el tren al trabajo. John, a quien conocí anoche, era simpático, incluso interesante… pero no lo suficientemente simpático o interesante. Tomé la decisión sobre él sin dudarlo; en el pasado podría haberlo alargado. Pero cuando llevas siete años soltera, como yo, aprendes lo que merece la pena y lo que no.

Cuando tenía veintitantos, conocí al hombre con el que pensé que estaría para siempre. Lo teníamos todo arreglado: viajaríamos por todo el mundo, nos casaríamos y trataríamos de tener un bebé, todo antes de lo grandes 30. Se trazó un mapa, hasta que dejó de serlo. Cuando rompió conmigo después de un año, estaba destrozada.

Desesperada por demostrar que seguía siendo deseable, me lancé a las citas. Después de haber pasado la mayor parte de mi adolescencia y mi veintena en pareja, pensaba que el éxito significaba estar en una relación, y nada de lo que leía, veía en las películas o escuchaba de mi familia me hacía pensar que había otra opción. El mensaje era claro: una mujer está mejor si forma parte de un par. Así que ignoré mi instinto cuando salía con personas que sabía que no eran adecuadas para mí. Estaba el productor musical que me cancelaba regularmente en el último minuto, y el tipo pegajoso que me enviaba mensajes sin parar (una vez con una captura de pantalla de una de mis selfies de Instagram).

Sin embargo, después de unos años, algo empezó a cambiar. Al sentirme agotada por la rueda de hámster de las citas, me di cuenta de que lo hacía por las razones equivocadas. El tiempo que dedicaba a personas que apenas conocía podía emplearse mejor: en mí misma. Viajé sola, conseguí un nuevo trabajo como productora, alquilé un depa sola y terminé mi primera novela. Con el paso del tiempo, mi confianza empezó a crecer y comprendí que no sólo me bastaba -con novio o no- sino que podía ser la dueña de mi propia felicidad.

Antes, había querido que alguien fuera mi otra mitad. Ahora, había trabajado para completarme a mí misma. Empecé a salir sólo con personas que pudieran aportar algo nuevo y diferente. Esto significa que ahora salgo mucho menos; de hecho, actualmente no tengo ninguna cita. Pero cuando lo hago, las citas han sido mucho más satisfactorias. Y donde antes creía que había que encontrar una persona con la que estar el resto de la vida, he empezado a apreciar la idea de que a veces las personas no son para siempre, pero eso no hace que el amor sea menos importante.

Compartir estos puntos de vista con los amigos puede ser complicado: amenaza su percepción de la vida. La gente está dispuesta a decir a las mujeres solteras que estarían mejor en pareja, pero si le dices a alguien que tiene una relación que estás bien sola, las cosas pueden resultar incómodas. Pero el hecho es que la mayoría de las relaciones no duran para siempre y aceptarlo me ha permitido explorar las conexiones con más libertad, sin el temor de lo que pueda pasar si se acaban.

Ser soltera no ha cambiado el hecho de que creo que el amor es maravilloso y emocionante y que, en las circunstancias adecuadas, puede ser un lugar para que dos personas florezcan. Pero ahora que he aprendido a amarme a mí misma, me alegro de esperar hasta que sea el momento adecuado.